Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso. OK | Más información

Nuevo filtro de partículas diésel de cerámica de Mann+Hummel

Mann+Hummel, proveedor de equipo original para las industrias internacionales de automoción e ingeniería mecánica, ha anunciado su entrada en el mercado de filtros de partículas diésel de cerámica con un nuevo filtro que “ofrece mayores posibilidades con respecto al diseño y un mejor rendimiento de filtrado”, aseguran desde la compañía. La producción, han comunicado, comenzará a finales de 2009 en una instalación piloto de Ludwigsburg (Alemania) y se fabricarán unos 60.000 filtros al año. La producción en masa está prevista para el 2012.

La empresa empleó un nuevo concepto para producir su propio filtro de partículas diésel. En lugar del carburo de silicio y la cordierita comúnmente utilizados, el nuevo filtro contiene titanato de aluminio, un compuesto de óxido de cerámica de titanio y aluminio. “Este compuesto tiene una mayor resistencia a las altas temperaturas que la cordierita y no se expande tanto como el carburo de silicio. Gracias a sus propiedades, es posible producir un filtro de una sola pieza resistente a la temperatura”, señalan desde Mann+Hummel.

La compañía ha utilizado un tipo modificado de filtro de aire compacto de papel como medio portador para el nuevo filtro de partículas diésel. Al igual que en los filtros de aire, el especialista de filtrado crea un medio de papel homogéneo empleando una técnica de enrollado. Durante la producción, Mann+Hummel utiliza la tecnología del papel revestido de cerámica (CCP, en sus siglas en inglés). El medio portador de papel está sumergido en una suspensión de cerámica que rodea las fibras de papel totalmente. El filtro de partículas diésel acabado se consigue tras cauterizar el papel y, al mismo tiempo, sinterizar las partículas de cerámica. Ya que se inserta un adhesivo de cerámica entre las capas del papel durante el proceso de enrollado, los canales se cierran de forma alternativa automáticamente, un requisito previo esencial para el filtrado. Al finalizar el nuevo proceso de producción, se completa el filtro de partículas diésel.

Nuestro futuro producto ofrece, entre otras cosas, una mejor capacidad de almacenamiento para las partículas de hollín. También es posible reducir las emisiones de CO2 con una menor contrapresión de los gases de escape. Además, el nuevo desarrollo proporciona a los ingenieros de diseño mayores posibilidades en lo que se refiere a diseño y espacio de instalación”.

Fuente: http://www.tecnipublicaciones.com