Utilizamos "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso. OK | Más información
 

El sistema de filtro de partículas Citröen:
'para una mejor protección del medio ambiente'

Citröen presenta en el Salón del Automóvil de París, el Sistema de Filtro de Partículas (FAP), que permite al motor 2.2 HDi del nuevo Citröen C5, reducir en más de un 95% las emisiones de partículas diésel.

Filtro de partículas Citroën

 Este filtro retiene las partículas no quemadas rechazadas por el motor, y asegura su combustión. El nivel de emisiones de particulas del motor HDi, ya de por sí particularmente bajo, debido a la inyección directa common rail, alcanza el límite de lo medible y va mucho más allá de las futuras normas medioambientales de la Unión Europea. El sistema FAP refuerza así los logros del motor diésel en materia de protección medioambiental.

 El sistema FAP, desarrollado en 18 meses por el grupo PSA Peugeot Citröen, se puso en marcha gracias al common rail del motor HDi que, por su propio principio de funcionamiento, permite controlar las diferentes fases de la combustión. Vía el control motor, la flexibilidad del common rail permite, ajustando la temperatura de los gases de escape gracias a una postcombustión, dirigir la regeneración del filtro. Hasta el momento, la regeneración del filtro, por combustión de partículas filtradas, constituía el mayor obstáculo al desarrollo del FAP para el automóvil.

La solución técnica adoptada permite una regeneración eficaz, imperceptible para el conductor, que no repercute en absoluto en la conducción.

Descripción del sistema FAP

El filtro de partículas es una estructura porosa, de carburo de silicio, que captura las partículas de los gases de escape. Se caracteriza por una gran eficacia de filtración y una gran capacidad de retención de partículas.

Se compone de:

El principio de regeneración del filtro de partículas

La regeneración consiste en quemar periódicamente las partículas acumuladas en el filtro. Siempre que haya oxigeno la combustión se efectúa cuando la temperatura de los gases de escape es superior a 550ºC.

 La regeneración del filtro está dirigida por el sistema de inyección common rail, que permite activar las inyecciones múltiples a fin de llevar la temperatura inicial de gas (del orden de 150ºC en circulación urbana) a 450ºC a la salida del colector de escape.

 Esta operación de aumento de la temperatura se efectúa en dos etapas:

1. Una postinyección de carburante en fase de expansión produce una postcombustión en el cilindro y conlleva un aumento de la temperatura de 200ºC a 250ºC.

2. Una postcombustión complementaria, generada por un catalizador de oxidación situado sobre el filtro, transforma los hidrocarburos no quemados consecuentes de la postinyección. La temperatura puede aumentar 100ºC más.

Para alcanzar la regeneración, el carburante incorpora Eolys (una composición a base de cerina), fabricado por la sociedad Rhodia, baja la temperatura natural de la combustión de las partículas a 450ºC.

La filtración de los gases de escape se realiza constantemente. Según el estado de obstrucción del filtro, la regeneración interviene cada 400 o 500 Km.

Para asegurar su eficacia, el filtro se limpia con agua bajo presión hacia los 80.000 km. en los concesionarios con el propósito de eliminar los depósitos de cerina.

Un balance medioambiental

El sistema FAP se inscribe dentro de la estrategia de reducción de emisiones contaminantes que persigue la marca Citröen y el grupo PSA Peugeot Citröen. El sistema FAP proporciona al motor diésel HDi una ventaja ecológica determinante completando eficazmente sus resultados intrínsecos para la eliminación de partículas y de humos.

Fuente: www.automotriz.net

 

Volver